Menú Cerrar

Los primeros días de la etapa post pandemia

COVID-19

Llego a la bodega. No se habla de otra cosa. “Estamos saliendo”, me dice uno de los bodegueros con tono muy optimista. En el mercado de la cadena TRD, a unos metros, venden pomos de aceite, ahora por la libreta de control de abastecimientos, para que alcance a todos y no se aprovechen los coleros y revendedores.

Es el segundo día de la primera etapa post pandemia.

Voy hasta la Calzada de Dolores, una de las avenidas más anchas y concurridas de la ciudad de Cienfuegos. Hacía unos tres meses que no veía personas en las paradas. Un ómnibus Diana detiene la marcha. Por la radio afirmaron que 20 de ellos están activos en todas las rutas habituales. Montan unas diez personas, con sus nasobucos puestos. El chofer le echa solución clorada en las manos a cada uno.

También está activo el transporte intermunicipal, rural y marítimo. Este último une a Cienfuegos con los asentamientos poblacionales de El Castillo de Jagua, la Ciudad Nuclear y Cayo Carenas.

Muchos se reincorporaron a sus labores habituales y a la vida, obviamente, les impone un ritmo diferente al de los últimos tiempos.

Gradualmente se avanza a una nueva normalidad, y el adjetivo se justifica, pues nunca será igual que antes, porque conviviremos con la amenaza, como sucede con el dengue y otras enfermedades.

De manera evidente, las provincias del país que aplican la primera etapa (excepto La Habana y Matanzas) se habían preparado para aplicar las medidas correspondientes y que abarcan a todos los organismos.

En declaraciones a la prensa local, Alexandre Corona Quintero, gobernador de la provincia de Cienfuegos, afirmó que la evaluación realizada por el Consejo de Defensa Provincial es que las decisiones que se adoptaron y aplicaron dieron buenos resultados y elogió la participación activa de todos los pobladores del territorio y el papel desempeñado por la prensa.

A la pregunta de cómo se proyecta Cienfuegos ante la primera etapa de la recuperación post pandemia, expresó:

“Hay varias cuestiones de la etapa de enfrentamiento que vamos a mantener, como el teletrabajo y el trabajo a distancia. Tenemos más de 16 mil personas en la provincia acogidos a estas modalidades».

“Seguiremos atendiendo lo relacionado con las medidas de protección: el uso del nasobuco y de las sustancias para desinfestar, el distanciamiento personal en los servicios que se prestan, el empleo limitado de espacios públicos: teatros, parques, piscinas, playas…”.

Una simple observación permite apreciar que el control no puede descuidarse, pues durante el recorrido vi personas con el nasobuco quitado o sin él y aglomeraciones en algunas colas. O sea, no puede bajarse la guardia aunque se esté ya en la fase recuperativa.

Fuente: MITRANS

¡Haz clic para calificar esta publicación!
[Total: 2 Promedio: 4]
Compartir en...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *