Menú Cerrar

Bloqueo contra Cuba

El 15 de abril de 1961 varios aeropuertos cubanos amanecían bajo la metralla que constitituiría el preludio de la posterior invasión mercenaria, un día después Fidel declaraba el Carácter Socialista de la Revolución Cubana.

Los planes preconcebidos, el moderno armamento y los meses de preparación, no salvarían a la brigada 2506 de ser aplastada por el pueblo uniformado en menos de 72 horas en las arenas de Playa Girón. Una gran victoria para Cuba y una costosa derrota para el imperialismo de los EE. UU., que ahora, más que nunca, no escatimaría formas y medios para destruir el proyecto revolucionario.

El peligro permanente de una invasión directa de las fuerzas armadas de los Estados Unidos se mantendría latente durante el resto del año y el siguiente, a la par continuaban aplicándose medidas de cerco económico como la Ley de Ayuda Externa de 1961; la Proclama Presidencial 3440, del 1 o. de diciembre del propio año, determinó en interés nacional establecer en cero la cuota azucarera cubana hasta el 30 de junio de 1962, además de la prohibición de las exportaciones de ciertos negocios e individuos desde los EE. UU..

El 3 de febrero de 1962 bajo la autoridad legal de la Sección 620 (a) de la Ley de Ayuda Externa de 1961, el Presidente decretó la Proclama Presidencial 3447, la cual  entró en vigor el 7 de febrero de ese año y quedó oficialmente establecido el bloqueo contra Cuba.

A partir de este momento las medidas restrictivas irían en aumento, dichas abarcaron no solo el comercio de Cuba con los EE. UU. , sino además, de sumar al cerco a sus aliados de la OTAN o cualquier otra nación que tuviese algún tipo de intercambio comercial con la Mayor de las Antillas.

En marzo se impidió la importación a los EE. UU. de todo producto elaborado completamente o en parte con productos cubanos, aunque fuese fabricado en terceros países, al enmendarse la Sección 5 (b) de la Ley de Comercio con el Enemigo de 1917.

En la semana comprendida entre el 22 y el 28 de octubre de 1962 se desata la Crisis de Octubre o de los misiles, punto de mayor confrontación entre los EE. UU. y Cuba; ello puso al mundo al borde de la guerra nuclear, periodo en el cual los Estados Unidos impondrían una cuarentena naval a la Isla, extendido hasta el mes de noviembre.

Para asfixiar al proceso revolucionario mediante la reducción del intercambio comercial, durante los meses y años posteriores se desataría por parte del Gobierno estadounidense una feroz campaña contra las navieras y los países cuyos barcos realizaban la transportación marítima de mercancías desde y hacia Cuba.

También se trató de dañar la comercialización del níquel de la Isla con naciones de Europa Occidental y la URSS, incluso pusieron en práctica iniciativas legislativas de amplio carácter extraterritorial y genocida contra Cuba y su población. A la par de la guerra económica se continuó prestando apoyo a las bandas contrarrevolucionarias que operaban en varias zonas del país hasta su erradicación definitiva en 1965.

La situación internacional imperante desde finales de los años sesenta del pasado siglo y la década de 1970, con una mayor correlación de fuerzas entre el campo socialista y Occidente, el incremento de los movimienos de liberación nacional en varios países y la propia situación a lo interno de los EE. UU.  __generada por los movimientos sociales contra el racismo y contra la guerra en Vietnam__ impondrían la necesidad de modificar,  y en determinados casos flexibilizar algunas de las medidas ya impuestas, nuevas formas de agresión y presión política y económica debían implementarse.

Sin embargo, el 20 de enero de 1981 asumía la presidencia Ronald Reagan a quien correspondería restaurar el liderazgo y la hegemonía norteamericana en el mundo y, en el contexto de su estrategia política se planteó el aumento de la hostilidad en relación con Cuba.

Nota: Extraido de la Web de la Revista Verde Olivo/ Por primer teniente Kimany Fernández Santos/20 de Abril de 2021.

¡Haz clic para calificar esta publicación!
[Total: 0 Promedio: 0]
Compartir en...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *